/ éxito

El camino del éxito

Cada vez oímos más y más hablar de este concepto, el camino del éxito, esa "cosa" que numerosos vídeos nos dicen que debemos perseguir para poder llegar a donde nuestros sueños nos lleven, esa meta que nos debemos marcar para poder tener un camino que trazar y por lo tanto un lugar al que llegar. Esa meta que tanto nos obsesiona y nos oprime, que nos exige y nos ocupa, sin embargo, tu eres "realista", porque has dado dos pasos de tu camino, y has tenido que abandonarlo porque cualquier excusa ha cruzado tu camino. Porque un familiar al que aprecias mucho te dijo que no podías seguir tu sueño, o simplemente porque la ejecución que hiciste del camino no fue la correcta.

Tú, que has optado por dejar para mañana lo que deberías hacer hoy, que sabes que tus objetivos son sueños que solo unos cuantos ricos podrían conseguir, que sabes que estás limitado, lisiado mental y emocionalmente, tú que desde el inicio has decidido que el sitio más lejando al que puedes llegar, es ese que te has marcado con tu realismo.

A ti me dirijo, porque yo no soy ni el más guapo ni el más listo, puede que ni siquiera sea el más adecuado para la mitad de las cosas que hago cada día, porque yo soy como tu. Perdona, no quería ofenderte, yo era como tu. Yo que me despojé de mi realismo, decidí que mi meta estaba siempre un paso más allá de lo que me imagino, eso no implica que sea un idiota, simplemente sé que si quiero, pagando el precio adecaudo, ya sea en tiempo, dinero, pasión, amigos, o lo que sea, podré lograrlo.

Tú ya lo sabes, qué te voy a contar a ti a estas alturas, todo tiene un precio, lo que pasa es que en ocasiones, pagar ese precio es algo muy distinto a tener que aportar dinero, lo más común implica obligarte a invertir tu tiempo, ese que no tienes, pasar menos tiempo con la familia, los amigos, salir menos y trabajar más, esto no implica que no duermas, al contrario, intenta dormir cada día 8h, pero cuando te levantes, sabes que tienes que rendir el doble, tienes que luchar por eso que dices que quieres.

¿Qué has fracasado? Posiblemente, de hecho deberías hacerlo varias veces, te invito a qué fracases, olvídate de ese tópico tan español de que fracasar es de fracasados, hacerlo, solo hace que aprendas una serie de lecciones que jamás olvidarás. Y si las olvidas, has fracasado en ese aprendizaje.

Pero no nos alejemos mucho del tema, simplemente quiero que sepas que puedes conseguirlo, solo hay un gran secreto para poder hacerlo, no es un secreto que la gente te haya ocultado, al contrario, está escrito en todas partes, está escrito en los periódicos, los libros, lo dicen en la radio y se ve en las películas, la persona que mejor lo dijo jamás fue Will Smith. Para construir un muro, debes primero poner la primera piedra, el error más común es simplemente poner una piedra que formará parte de un muro, la magia está en colocar esa piedra como si ese fuese el objetivo, ser el mejor poniendo esa piedra.

No voy a poner un ladrillo, voy a poner un ladrillo de la manera más perfecta posible

Y esa es la magia, tener claro que no hay nada que no puedes hacer, llevará más tiempo o esfuerzo, te costará más o menos, pero puedes hacerlo, y para ello, para recorrer tu camino, debes dar cada paso, de la manera más perfecta posible, porque igual el éxito no asoma por donde tu crees, si no que lo hace por lugares que ni siquiera te imaginabas que fuese posible que apareciesen. Así que no digas que eres realista, di que has fallado antes de empezar, que has caído en la pasividad de la vida, cuéntame lo que quieras, pero no me digas que eres realista, eso sólo te hace otro ser humano más del montón.

Otra cosa que te puedes sentir tentado a hacer es decirme que no tienes recursos, a mi me da igual que tengas o no recuersos, cuando montamos Difoosion, nuestra red de blogs, tampoco teníamos recursos económicos, ni tiempo, pero teníamos pasión y ganas, y eso hizo que nuestro proyecto a día de hoy, sea un proyecto que nos enamora, nos desquicia y nos obliga a sacar lo mejor y lo peor de nosotros. Un proyecto del que seguro, muchos se habrían bajado a la mitad de camino. Para nosotros no tener recursos económicos fue una condición, un requisito, pero teníamos todo lo demás, aprendimos cosas que ni sabíamos que existían, que ni sabíamos que había que tener en cuenta, eso nos ha costado amigos, tiempo, dinero, relaciones, horas de sueño, etc. Pero hemos pagado el precio, y por eso ahora mismo el proyecto crece, el proyecto enamora y el camino se sigue caminando.

Soy consciente de que todo lo que te digo no es algo fácil de ver, sé que es más fácil dejarse pensar por eso que has estado madurando durante toda tu vida, pero te prometo que se puede, en serio, te lo prometo, sólo tienes que empezar y el camino irá apareciendo poco a poco, como si fueses en un coche por la noche y únicamente vieses los 30m que las luces alumbran. Da miedo, lo sé, pero tienes que empezar y tratar de hacerlo lo mejor posible en todos los puntos del camino.