/ Flappy Bird

Flappy Bird, el éxito de lo sencillo

Durante las últimas semanas todos hemos escuchado hablar de Flappy Bird, ese estúpido juego en el que un pez volador, sacado de los juegos de Super Mario, pasa entre unas columnas verdes sacadas del mismo juego. Únicamente pulsando sobre la pantalla de los dispositivos táctiles conseguíamos que este subiese, y por la fuerza de la gravedad virtual, este iba descendiendo. Estúpido ¿verdad? Pues ha tenido un boom sin precedentes.

Super Mario Flappy Bird

Y con esta premisa tan sencilla un juego es capaz de superar a muchos AAA que invierten millones en generar un superventas. ¿Por qué pasan estas cosas? Pues porque la gente se ha aburrido, con la aparición de los smartphones y la popularización de estos, ha aparecido una gran cantidad de nuevos gamers que se han convertido en el target de muchas compañías que junto con sus juegos Free To Play han inundado los distintos Marketplaces de los teléfonos móviles tratando de exprimir hasta el último de los euros de estos nuevos jugadores. Y es por ello que en un mercado tan manido, tan llevado a lo absurdo, lo absurdo gana fuerza. Y es que fomenta las dos únicas cosas que pueden atraer a este nuevo mercado:

  • Simplicidad
  • Puntuación
  • Dificultad ajustada

La simplicidad como atractivo

Y es que este nuevo mercado exige a las compañías que crean los juegos que el tiempo de aprendizaje que requieren sus títulos sea muy pequeño, si un juego requiere mucho tiempo para conocer su mecánica básica, se cambian a otro. Y ahí, seamos realistas, nadie supera a Flappy Bird, su tiempo de adopción oscila entre el segundo y los 5 segundos de modo que este aspecto queda más que cubierto.

La puntuación, ese arma de decir "Soy mejor que tu"

A todo el mundo le gusta medir sus capacidades, ganar puntos o conseguir trofeos, yo por ejemplo, soy un auténtico fanático de los trofeos de la Playstation, los logros de la Xbox, o los de Steam, y es que cada vez más a la gente le gusta que su trabajo se recompense, incluso cuando hablamos de videojuegos. Y en eso Flappy Bird sabe perfectamente como simplificarla y hacer que sea fácilmente accesible.

Dificultad ajustada

Pasar la primera tubería para muchos de nosotros es todo un logro, pero es que llegar a hacer un par de docenas de ellas te permite presumir ante tus amigos de tu gran habilidad con este juego. Y es que tras pasar la primera de las tuberías ya estás enganchado, no vas a poder pasar. Un juego que puede ser muy muy difícil conseguir una puntuación alta, pero pasar la primera, a pesar de ser todo un reto, es relativamente sencillo.

Viralidad

Y además ha tenido el efecto de la viralidad, ha sido una obra maestra por parte del autor, decir que se sentía avergonzado de su creación y poner una fecha de eliminación de su aplicación de las tiendas de aplicaciones ha sido la gota que ha colmado el vaso para que todo el mundo corriese a descargarse el título para no ser el único tonto que no se hubiese bajado el polémico juego.

Y estos factores son los que han hecho de un juego "mediocre" un auténtico superventas en las tiendas de aplicaciones de todas las plataformas móviles, porque a veces lo sencillo sorprende, y porque en la era en la que estamos, cualquier cosa puede triunfar, ya sea un AAA o un juego hecho en 5 minutos.